Blogia
chispis

EN EL METRO

Creo que no lo había contado aún, pero ayer llevé el coche al taller.  Por fin lo van a arreglar.  Como medio de transporte alternativo para ir a trabajar, tengo el metro para un tramo y el bus para el resto.

Esta mañana, en el metro, iba de pie porque ya se sabe que a esas horas, entre las ocho y las nueve, va a tope. En cuanto una chica se levantó, nos avalanzamos otra y yo al asiento, pero ella fue más rápida.  Sólo me quedaban un par de paradas pero ir de pie, con esas paradas repentinas que hace el convoy no mola y menos con una barriguilla que empieza ya a despuntar, que puede ser peligroso.

Como no llegué a tiempo de coger asiento, me quedé un poco frustrada porque ves que la gente va a saco sin fijarse en quién puede necesitar más el asiento (yo soy de la antigua escuela y si veo un viejito o alguien con muletas, o una embarazada, etc, me levanto y les dejo el asiento).  Pues nada, me quedé agarrada de nuevo en la barra de pie.  Un hombre se fijó en mi cara de decepción y me hizo un repaso enterito.  Cuando llegó a la barriga, se levantó enseguida con una sonrisa y me ofreció su asiento.

Todavía queda gente amable. Da gusto.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres